f
[mkdf_custom_font title='Get in on this viral marvel and start spreading that buzz! Buzzy was made for all up and coming modern publishers & magazines!' title_tag='p' font_family=''Libre Franklin' font' font_size='17px' line_height='26px' font_weight='500' text_transform='initial' color='#ffffff' text_align='center' ]
Fb. In. Tw. Be.

“Se está asesinando a una mujer en Venezuela aproximadamente cada 50 horas”

Vistas 921

El confinamiento en medio de la pandemia ha potenciado la violencia contra la mujer dentro de la casa. Además del caso de Karla Ríos -recientemente conocido- se estima que en el país se está asesinando a una mujer cada 50 horas, como nos relata la médica psiquiatra Nancy Bello, quien además es fundadora del Movimiento de Mujeres por los Derechos (Muderes), en entrevista para el podcast “Desde casa en cuarentena” de Últimas Noticias.

“Se cree que se está asesinando a una mujer en Venezuela aproximadamente cada 50 horas, basándome en el registro digital que está llevando la antropóloga Aimee Zambrano, porque como sabes no tenemos data oficial, que es una de las exigencias”.

Precisa que hay que desmontar el mito de que el hogar es un lugar seguro y “Karla (Ríos) es un ejemplo de ello, para muchas niñas, mujeres mayores, mujeres con discapacidad, es un lugar que, por el contrario, las coloca a merced del agresor por muchísimo más tiempo; además de eso, en este tiempo tampoco están presentes las otras instancias para la socialización, como lo son el trabajo fuera de la casa, la escuela, los amigos, entonces hay como una mayor concentración de la violencia dentro de la casa”.

En este episodio del podcast “Desde casa en cuarentena” conversamos sobre los femicidios y la violencia contra la mujer, a propósito del lamentable caso del asesinato de Karla Ríos, entre otros reportados en este tiempo de pandemia.

Caso Karla Ríos

La médica psiquiatra Nancy Bello califica este hecho en el que perdió la vida una mujer venezolana de 39 años, como femicidio y feminicidio. “Femicidio”, porque se trata de la expareja de la víctima y “feminicidio”, porque el Estado no la protegió habiendo realizado ella al menos dos denuncias ante las autoridades, explica Bello.

“Este delito tiene la doble connotación porque a pesar de que ella lo dejó, a pesar de que denunció dos veces, a pesar de que ella estuvo huyendo, igual la mató porque el Estado no la protegió y esa es la definición concreta de feminicidio. En los órganos de denuncia donde ella asistió, los receptores de denuncia donde ella fue, los diferentes funcionarios hicieron cosas o no hicieron cosas, o sea, ya sea por acción u omisión, para no protegerla”.

Propuestas desde las organizaciones de mujeres

Nancy Bello comenta que desde el movimiento de Mujeres por los Derechos (Muderes) y otras organizaciones de mujeres han tomado el espacio digital como el nuevo espacio público por el tema de la pandemia. Desde allí realizan reuniones en las que llevan y debaten propuestas sobre qué hacer en vista del aumento de la violencia contra la mujer en este tiempo de confinamiento. El pasado 20 de junio realizaron una reunión en la que sostuvieron un nutrido debate que se resume en dos grandes propuestas:

“Primero, las dirigidas a la interpelación del Estado, porque, justamente, ¿por qué hay un feminicidio? Porque el Estado, a través de sus funcionarios, a través de sus receptores de denuncias, está de alguna forma siendo cómplice, ya sea por acción u omisión, de los femicidas; por otro lado, el tema de la prevención”. Refiere que debe haber campañas de prevención en la educación, a través de una política pública, porque esto es un tema cultural.

Cultura patriarcal y redes sociales

La Dra. Bello destaca que con el asesinato de cada mujer se envía un doble mensaje. Uno dirigido a las mujeres que les dice: “mira lo que te voy a hacer si tú no haces lo que yo quiero”, y otro dirigido a los mismos hombres para reforzar su masculinidad.

“La masculinidad hegemónica funciona como una fratría, como una corporación, por eso no nos extraña lo que vimos en las redes sociales estos días cuando escuchamos a hombres justificando e incluso matando moralmente, lo que llamamos la segunda muerte, la muerte moral, en las redes hacia Karla y así como con Karla hace dos años con Ángela Aguirre, así como con todas y cada una de las mujeres asesinadas”

Al consultarle sobre la presencia del discurso machista en algunas mujeres en los comentarios de las redes sociales, explica que todos y todas venimos de la cultura patriarcal, es decir, que todos y todas somos víctimas de esa masculinidad hegemónica, pero que son los hombres quienes más matan.

“Los hombres no solamente ejercen esa masculinidad hegemónica matando a mujeres, que se llama femicidio, sino que también son los que hacen la guerra, son los que se matan entre sí, o sea, ahí hay un tema de la violencia patriarcal que hace que los hombres sean asesinos, femicidas, homicidas, etc.”.

Apunta que, por ejemplo, para llegar al caso de Karla Ríos hay un montón de pasos previos que tienen que ver con la “cultura machista”, porque todos y todas somos portadores de esa cultura. Por eso es importante la deconstrucción patriarcal.

Refirió además que en este momento “hay un repunte de violencia sexual infantil, por eso mismo, porque los agresores están en la casa”.

“El Estado tiene que hacerse corresponsable de una cultura que ayude a desmontar el machismo hegemónico en todos los niveles, académico, familiar, la religión”. Desde este último, la religión, es uno de los espacios donde más se promueve que las mujeres sean sumisas e irrespetadas, refirió.

Despatologizar la violencia de género

La psiquiatra dice que hay que quitarse de la cabeza que las agresiones contra la mujer y los femicidios se tratan de algún tipo de trastorno de parte del agresor. Se debe entender que es un tema cultural.

“Hay que despatologizar el tema de la violencia de género, eso es fundamental, te lo esta diciendo una psiquiatra-psicoanalista; es importante que la gente entienda que no es un enfermo, de hecho, las feministas decimos además que el femicida es un hijo sano del patriarcado, es lo que culturalmente se les ha enseñado, a matar, a apropiarse del cuerpo de las mujeres, a controlar, mucho más en el espacio privado, eso es lo que se les ha enseñado, es lo que ellos están ejercitando, y -¡no, no, no!- no se trata de psicopatía, no estamos hablando de psicopatía”, afirmó.

Llamado a las autoridades

Al preguntarle sobre el llamado que hacen a las autoridades frente a este tema dijo que, desde el movimiento de Mujeres por los Derechos (Muderes), interpelan al Estado como “Estado femicida”, ya que los funcionarios no están calificados para atender estos casos. Para esto proponen aplicar una ley como la que se implementó en 2018 en Argentina –“la Ley Micaela”– que exige la capacitación de todos los funcionarios públicos, sobre todo los de las áreas de prevención del delito, en materia de violencia de género y género. Además, exigen la publicación de cifras.

Fuente: Últimas Noticias