f
[mkdf_custom_font title='Get in on this viral marvel and start spreading that buzz! Buzzy was made for all up and coming modern publishers & magazines!' title_tag='p' font_family=''Libre Franklin' font' font_size='17px' line_height='26px' font_weight='500' text_transform='initial' color='#ffffff' text_align='center' ]
Fb. In. Tw. Be.

El cuidado en tiempos de cuarentena

Vistas 367

El tema  del cuido está muy discutido en los tiempos que  corren, pues dadas las circunstancias, con todo lo que vivimos  en la cuarentena, las tareas  del hogar se incrementan, pues permanecemos  más tiempo en casa, con la familia.

Crece el estrés, la ansiedad por el encierro y también el cansancio por todo el trabajo que tienen que  realizar principalmente  las mujeres, quienes  son históricamente la que llevan el mayor  peso de las labores cotidianas de la limpieza  de la casa, la elaboración de la comida, el arreglo de las habitaciones, el cuidado de las hijas y los hijos, de los abuelos y las abuelas  de la familia la organización de armarios, lavado y planchado de la ropa, las compras y organización de los alimentos, la limpieza de los baños, etc.

Es que  sólo de enunciarlo y de recordar  que lo hacemos todo esto todos los días, nos cansamos. Esto no es justo ni equitativo. Hoy vamos a dedicar tiempo a una reflexión muy particular con las tareas del cuidado, especialmente el dedicado  al cuidado de los niños y las niñas.

Los hombres también pueden cuidar

A ningún hombre  se le caen los  anillos porque prepare teteros, cambie pañales, bañe a sus hijos, les prepare la comida y los cuide en todo lo necesario, mientras las mujeres pueden dedicarse también a hacer otras cosas como: producir  intelectualmente, a  conseguir  recursos económicos, a crear y ¿por qué no? a disfrutar  de un merecido descanso, después de tanto trabajos cotidianos.

No es que  los hombres nos apoyen, es que  los hombres deberían asumir la corresponsabilidad del cuidado en en el espacio del hogar y en otros espacios  donde esto sea  necesario. Esto es  lo que algunas y algunos autores  denominanan corresponsabilidad.

Nosotras  tenemos que trabajar sobre esta realidad

Muchas veces  hemos visto y escuchado a algunas mujeres decir frases como éstas: Qué tierno. Mira que lindo se ve, durmiendo a su bebé. El cuando puede, me ayuda con el niño.  El colabora conmigo, me ayuda  a hacer algunas  cosas, recoge y bota  la basura

Esto es parte  de lo que les corresponde hacer dentro de sus responsabilidades y nosotras  tenemos que hacerles entender  que esto no es una colaboración, sino corresposabilidad. Si compartimos la casa, si procreamos los hijos, si compartimos la cama, también debemos compartir las responsabilidades del cuidado de nuestros hijos e hijas.

El tener esto muy claro y plantearlo de la mejor manera, con respeto y dulzura, pero con firmeza, nos ayudará mucho a sobrellevar las cargas  de la vida  cotidiana y nos puede ayudar especialmente  en enstos momentos  de cuarentena, en los que  todas y todos  estamos saturados  por las circunstancias.

Esto nos permitiría comenzar  a tener algunos  logros  en el tema de la igualdad de género, que no quiere decir que hombres y mujeres  somos igualitos, sino que  tenemos los mismos  derechos y oportunidades.

Por otra parte, podemos  comenzar  a modelar otras  costumbres para los niños y niñas  de la casa y de esta forma, contribuir con una educación familiar que rompe los estereotipos  de género y favorecer una convivencia más sana.

Sabemos que no es fácil, pero… ¡Atrévete!